Reflexiones dominicales del Dr. P. Manfredo Wilhelm

Mis amigos: Eso publicaron nuestros Diarios: “En la Municipalidad de Asunción hay 237 Seccionaleros. Uno de cada diez Dirigentes de base de la Capital figura en la Planilla de la Comuna.”
Para que tengas una idea: Casi mil millones de Gs mensuales gasta la Comuna Capitalina para el pago de salarios de Seccionaleros, que figuran como “funcionarios”. Esos llamados “dirigentes” representan casi el 10% del total de los empleados. Imagínate: Entre apenas tres Seccionales se embolsan por mes más de 200 millones de Gs, que los contribuyentes deben pagar.
Para el colmo, el Presidente de una Seccional capitalina alegó ignorancia para justificar doble cobro!  Por lo visto que se equivoca en el uso de palabras: debería alegar “sinvergüencía”. Tal vez es esa una forma de ignorancia – pero de ignorancia de valores morales y cristianos. Ignorancia siempre era un suelo fértil para prejuicios de los tontos.
Al final este personaje quiso minimizar todavía diciendo, que sólo cobró durante 3 meses los dos salarios, aunque al final eran 7 meses, como luego  reconoció. “Qué voy a devolver, si me fui a trabajar… Yo cobré por mi trabajo”, dijo el pobre “inocente”, insistiendo en la ignorancia como argumento para justificarse, y por eso nunca devolvió el dinero mal habido. En Diputados no saben qué función cumplía. – Y ¿cómo llamas tú eso?

Te pregunto: ¿En qué mundo vivimos? ¿Acaso es este el mundo soñado, porque está poblado por personas civilizadas, con elevada cultura, con altos ideales – con otras palabras: que, hablando de nuestro país, está poblada por gente “moderna” – aunque muchos ni saben lo que quiere decir aquello. ¿Será que no habría que volver de ese “mundo moderno” al mundo anticuado de nuestros antepasados, porque enseñaron cosas mejores. – ¿Qué es lo que enseñaron ellos?
Ptolomeo I (367-283 a.C.), Rey de Egipto decía hace más de 2 mil años: “Hazaña más honrosa es enriquecer a otros que hacerse rico uno mismo.” Pero aquí se declaran “honrosos” por su ignorancia y su atrevida sinvergüencía. Para esa clase de Seccionaleros enriquecer a otros es pura idiotez.
El filósofo y político inglés Francis Bacon (1561-1626) decía hace más de 5 siglos: “Los caminos para enriquecerse son múltiples. Ser ahorrativo es uno de los mejores.” Esa clase de personas sólo pensaba en caminos morales y altruistas. De esos valores aquellos Seccionaleros son verdaderos ignorantes.
Que tengas un FELIZ DOMINGO, y te recomiendo meditar lo que dijo el gran filósofo chino Confucio (551-479 a.C.) – también hace muchísimo tiempo: “Estaría dispuesta a ejercer cualquier oficio, si con eso pudiera obtener grandes riquezas por medios honrados. Si por el contrario, para enriquecerme debiera emplear medios deshonestos, preferiría seguir en la pobreza dedicándome a mis actividades favoritas.”
P. Manfredo

Comentario exegético. 5. Domingo Ordinario [B] (08.02.15) Evangelio Mc 1, 29-39
El relato de este milagro de sanación parece muy parco y apretado. Pedro, oriundo de Bethsaida, se mudó a la casa de sus suegros, y le acompañó su hermano y compañero de trabajo Andrés. Además están los dos hijos de Zebedeo.
Recién cuando Jesús se encuentra en la casa, le hablan de la enferma. No sabemos, si su visita se debe a esa circunstancia y al deseo de que Jesús la sane. Jesús procede sin grandes ceremonias. La toma simplemente de la mano. La sanación se produce –  así como siempre ocurre – al instante, de modo que la sanada en seguida está en condiciones de servirles.
Con la puesta del sol comienza un nuevo día según la tradición judía. Por eso había descanso del sábado. Esto significaba, que era prohibido llevar cosas pesadas. De los alrededores trajeron, sin embargo, a todos los enfermos y poseídos que estuvieron al alcance. La noticia de la sanación que Jesús hizo en la Sinagoga, se había propagado como un fuego. La consecuencia era la gran acumulación de personas frente a la casa de Pedro. Aparte de los enfermos se menciona especialmente a los poseídos. Con ellos se repite el mismo procedimiento como en la Sinagoga: el demonio sale ofreciendo mucha resistencia. Jesús les ordena a los demonios, que lo conocen muy bien, un silencio absoluto sobre su persona.
En la madrugada – todavía era de noche – Jesús se aleja de Cafarnaún. La razón de esta salida, que parecía una huida, era que Jesús quiso orar en solitario, así como los Evangelios lo relatan en varias oportunidades.
Al amanecer, la masa de la gente, impresionada por los acontecimientos del día anterior, vuelven al lugar. Es la razón por qué los discípulos creen, que lo deban buscar de vuelta a Jesús. Pero El mismo ve su misión en visitar también a otras comunidades para predicarles la noticia de la salvación y no actuar en primer lugar como Sanador milagroso.
El hablar de Simón y de sus compañeros indica, que nos encontramos en los comienzos de la actividad pública del Señor. Por primera vez Jesús señala cuál es su misión. En todo su actuar se lo ve ligado a la Voluntad del Padre celestial, quien lo envió “para buscar lo que estaba perdido”, para “llamar a los pecadores”, también para “echar fuego sobre la tierra”,  no “para abolir la Ley sino para cumplirla”.
El pueblo, sin embargo, ve en Jesús a un hombre de milagros y uno que ayuda en problemas materiales.
El relato termina indicando el radio de actuación de Jesús, que es toda la Galilea. Principalmente se va a las sinagogas. – De resistencia de enemigos todavía no se habla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *