REFLEXIONES PARA EL CRISTIANO DE HOY: Romper las cadenas de la violencia

Meditación sobre los diferentes tipos de violencia
Hay muchas maneras de dañar a una persona. La historia de la violencia puede recordar toda una serie de instrumentos, “técnicas”, acciones agresivas, etc., que se han ido utilizando a lo largo de los siglos, en todas las culturas y en todos los rincones del planeta.
La violencia física nos causa siempre una profunda impresión. Cuando nos toca ver a dos adultos o dos niños que se golpean rabiosamente, buscamos, por todos los medios posibles, separarlos, y notamos que baja en nuestro corazón el nivel de sano orgullo que tenemos de pertenecer a la especie humana… No podemos quedar al margen de lo que ha pasado, de lo que haya ocasionado el conflicto: nos dolemos por ellos, y nos dolemos por nosotros, que quizá no hemos sabido ser constructores de paz.
Existen, además, otras formas de violencia que quizá no nos impresionan tanto, pero que pueden dejar pequeñas o grandes heridas. Así, existen las violencias solapada de la lengua, de la crítica por la espalda, del insulto directo, de la ironía, de la contradicción sistemática. Quien ha sufrido alguna vez esa sutil puñalada de la calumnia sabe que a veces preferiríamos un puñetazo en la cara a esa crítica oscura y siniestra que nos quita la fama entre familiares, amigos o compañeros de trabajo.

Existe la violencia silenciosa del desprecio, de la ignorancia, del olvido. Cruzarnos por la calle con quien hace poco nos saludaba con cariño y ahora gira los ojos para no vernos, para no decirnos nada, puede dejar un mal sabor de boca y una pena profunda ante la traición que se esconde antes actitudes tan radicales.
Existe, por último, la violencia anónima de los medios de comunicación social, esa sangre que salpica las pantallas de nuestros televisores y que una y otra vez nos presenta ejemplos de personajes que parecen haber aprendido una única lección: dañar, abusar, matar e imponerse de un modo violento y salvaje, y que suscitan en algunos espectadores deseos de venganza y en otros, quizá psicológicamente débiles, el propósito de imitar a los protagonistas televisivos…
El mundo moderno y civilizado de inicio de siglo y de milenio parece no saber cómo salir de esta maraña de violencias y atropellos cotidianos. Y, sin embargo, la salida es posible, y está en las manos de cada uno de nosotros.
Sí: el círculo del odio y la violencia empieza a romperse cuando un hombre o una mujer no responden con violencia a quien usa de violencia contra ellos. Se dice que la violencia engendra violencia, como una cadena que no deja espacio a otras respuestas, y puede ser verdad en muchos casos. Pero los cristianos tienen la fuerza para superar el alud del odio y la venganza con el arma invencible del perdón y de la acogida sincera y leal del otro, también del enemigo…
Cuando los hombres crucificamos a Jesús, el Hijo de Dios, teníamos motivos de sobra para temblar ante una posible réplica justa, “vengativa”, de Dios Padre. La respuesta nos sacó de todos nuestros esquemas: Dios respondió con el perdón, ese perdón capaz de superar el odio con el amor, y de empezar algo nuevo que el mundo hasta entonces no había podido comprender.
Cada uno, por lo tanto, puede perdonar. El perdón no es señal de debilidad, sino de fortaleza. Y, si nos faltan las fuerzas para hacerlo, podemos mirar al Cristo crucificado y recoger, de sus heridas, ese bálsamo que cicatriza las heridas y comienza a cambiar las relaciones entre los hombres. Sanará nuestro corazón y, con su ayuda, nos permitirá cambiar el corazón del otro. Así ocurrió con los primeros cristianos. Así ocurre en cada historia humana que es alcanzada por el amor de Dios.
Por: Fernando Pascual | Fuente: Catholic.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *