Se celebra hoy a: San Valentín, Presbítero y Mártir. Patrono de los enamorados

Mártir en Roma a finales del siglo III. Entre el pueblo, el día de San Valentín está considerado como «día de la suerte», sobre todo en Alemania; y en Francia, Bélgica, Inglaterra y especialmente América, como «día de los enamorados», en que éstos se hacen promesas, felicitaciones y regalos.
Valentin fue un Obispo del Siglo III, el emperador romano Claudio II “el Gótico” y su policía vigilaban sus andanzas. Este mal emperador llegó hasta prohibir lo más natural que existe en el mundo: el amor entre los humanos. No quería bodas sino soldados para defender los espacios amplios de su imperio. Nada de casados. Quería solteros y sólo solteros. Ante estas circunstancias inhumanas, Valentín, obispo de Interamna Nahartium (hoy Terni en Umbria el estado en donde está la ciudad de Asìs – Italia) , no tuvo miedo en confesarse creyente, y es más, se entregó por entero a las parejas. Las visitaba en secreto para casarlos lejos de la mirada de los crueles súbditos del emperador.
La voz de Valentín corría como el viento por las orillas del Tiber y de las colinas romanas. Los jóvenes, valientes y decididos a formar una familia, acudían a él para recibir el sacramento. Valentín fue encarcelado por segunda vez bajo Aureliano, que sucedió a Claudio II “el Gótico”. Fue decapitado por casar a las parejas en el día 14 de Febrero. Fue martirizado en la Vía Flaminia hacia el año 270, seguramente en los inicios de la primavera, cuando en la naturaleza se anticipa el júbilo expectativo de la fecundidad y de la pujanza. En los siglos antiguos y medievales, empiezan a venir a Roma numerosos peregrinos, entrando por la Puerta Flaminia, que se llamó Puerta de San Valentín, porque allí, en recuerdo de su martirio, el Papa Julio I, en el siglo IV, mandó construir en su honor una basílica.

También se recuerda a: Santos Cirilo y Metodio, Memoria litúrgica; Santa Alejandra de Egipto, Eremita; San Juan Bautista de la Concepción, Presbítero Trinitario; Beato Vicente Vilar David, Mártir Laico; San Antonino de Sorrento, Abad;  San Auxencio de Bitinia, Abad; San Nostriano de Nápoles, Obispo.
Fuente: Catholic.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *