Se recuerda hoy 101 años del nacimiento del Padre Carlos Bolik

 

El Rvdo. Padre Carlos Bolik, a 101 años de su nacimiento, se lo recuerda como incansable impulsor del desarrollo comunitario del barrio Santa Rosa en sus aspectos: material, cultural, religioso, educacional y social, convirtiéndolo en un populoso barrio de la ciudad de Encarnación, dejando un rico legado. Nació en la ciudad de Loslau, Alemania Federal, el 9 de octubre de 1913, fue ordenado sacerdote el 7 de agosto de 1937. Llegó a la ciudad de Encarnación en el año 1963 donde realizó una perseverante labor pastoral, educativa y cultural, durante 19 años hasta su muerte, acaecido un 9 de agosto de 1979.
Desde un primer momento el Rvdo P. Bolik, se dedicó a realizar una minuciosa visita domiciliaria de los pobladores de la zona, a fin de conocer la realidad de su feligresía, y gracias a ello pudo asistir religiosa, sanitaria, material y culturalmente a los más necesitados. Para el efecto, habilitó un dispensario médico, desde dónde distribuía gratuitamente los medicamentos para paliar las necesidades más urgentes.
Complementó su apostolado con la primera enseñanza y difusión de la música, ya que al mismo tiempo de ser sacerdote era músico de nivel académico. En tal sentido, luego de paciente enseñanza de teoría y solfeo, logró formar una Banda de Música con instrumentos traídos de Alemania; y que hasta el día de la fecha sus integrantes se hallan cumpliendo una destacada labor de enseñar en distintos centros educacionales de Encarnación.
Dada la gran población infantil que suele caracterizar a los barrios periféricos, el Padre Carlos Bolik se abocó a la búsqueda de los medios necesarios  para costear la construcción de una escuela que funciona actualmente en el Barrio Santa Rosa y lleva su nombre.    
La municipalidad de Encarnación, ha otorgado en el año 1977 al Padre Bolik, la Medalla de Oro Honor Municipal al Mérito, como retribución a ese trabajo tesonero y desinteresado que ha realizado y en el mismo año, el Obispo de la Prelatura de Encarnación, Mons. Juan Bockwinkel,  le nombró Canónigo Honoris Causa.

En honor a su gran aporte por la comunidad y feligresía encarnacena, una calle de la ciudad de Encarnación lleva su nombre, así como de la primera etapa de la Costanera de Encarnación, que linda con el arroyo Mboi Cae.

Creador de la Banda de música Santa Rosa
En su libro Otilio Gutierrez Brower “Perfiles Itapuenses”, recuerda que en 1964 el Padre Carlos Bolik, funda la banda en el populoso barrio Santa Rosa, como consecuencia de una agrupación de Boy Scout, cuyos integrantes eran todos adolescentes e incentivados por el P. Bolik, se formó un grupo iniciándose en la ejecución de la flauta dulce, así se inició con algunos instrumentos de viento utilizados por una anterior banda que estaba en la Parroquia Beato Roque González de Santa Cruz, en Loma Clavel, a cargo del Padre Carlos Winkel. Así se inició la formación académica de los integrantes, quedando la organización de la citada banda a cargo del maestro de banda don Claudio Mereles y parte la parte académica a cargo del P. Carlos Bolik. Sus integrantes y directores iniciales fueron Francisco Villasboa y Rafael Centurión; trompetas: Ramón López y Vicente Garay;  clarinetes: Ángel Centurión, Miguel Mendoza y Felipe Bernal;  percusión: Luis Ledesma y Basilicio Álvarez; Saxofón: Víctor Silva; Bombardino; Elvio Ledesma; Bajo: Mario Centurión y Gervacio Gómez; Bombo: Bernardino Casco; Redoblante: Agustín Casco. Esta banda también formó parte por un tiempo del Departamento Artístico y Cultural del Ministerio de Defensa Nacional.
El Padre. Bolik, estuvo al frente de la Banda Santa Rosa, durante 15 años hasta su muerte.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *