Visita de Directivos de Fazenda da Esperanza regional a Mons. Francisco Pistilli

Mons. Francisco Javier Pistilli Scorzara, Obispo de la Diócesis de la Santísima Encarnación, recibió a representantes de la Fazenda da Esperanza en su despacho de la Diócesis, para entablar una amena conversación y socializar sobre la realidad de loable obra Fazenda en el ámbito local, nacional e internacional. En este contexto, recibió la visita de Afonso Boueres, responsable Regional de la Fazenda da Esperanza de Paraguay, Argentina y Uruguay, acompañado de Leandro Ramalho da Silva, responsable de la Fazenda da Esperanza “Nuestra Señora de la Rosa Mística” del barrio Padre Carlos Winkel de la localidad de Cambyretá – Itapúa, y otros miembros de la comunidad.

En la oportunidad se habló sobre los logros, avances, dificultades y sobre la construcción del ambiente familiar, específicamente en la Fazenda de Cambyretá. La Diócesis desde hace años viene respaldando espiritualmente y en gestiones a esta importante comunidad, para seguir avanzando en sus objetivos. La institución en la actualidad alberga a 45 personas, entre responsables y en proceso de recuperación.

“Con la experiencia cristiana y el apoyo de la Iglesia, podemos dar una respuesta de amor a estas personas, dignificando sus vidas. Nosotros no podríamos trabajar sin la bendición de la Iglesia, porque somos una obra de la Iglesia y sólo juntos podremos seguir. La vida de estos jóvenes, no es una responsabilidad sólo de la Fazenda, es un problema social, es un responsabilidad de la sociedad en su conjunto, de las autoridades, de la Iglesia.”, significó Afonso. Éste explicó, que en la región se cuenta con 11 Fazendas y a nivel mundial -en todos los continentes- se cuenta con 160 instituciones.

Mons. Pistilli, invitó a quienes quieran apoyar de corazón a los jóvenes que están en la Fazenda, haciendo llegar sus aportes, “toda ayuda es bienvenida, sobre todo en alimentos. Necesitamos ese apoyo de la comunidad. Decirles a todos que ellos son nuestros hermanos, amigos, familias, y es bueno que nos apoyemos todos”.

Cabe reseñar que la Fazenda da Esperanza, es una comunidad terapéutica destinado a personas con distintas adicciones, principalmente con personas químico dependientes. Funciona desde agosto del 2010 en el barrio Padre Carlos Winkel de la localidad de Cambyretá – Itapúa, en un predio de 9 hectáreas, que fue donado por el entonces presidente de la República, Fernando Lugo Méndez y las obras construidas con aportes de la Entidad Binacional Yacyretá. Inicialmente trabajó exclusivamente con mujeres, en la actualidad, sólo recibe a varones con diversos tipos de adicciones.

La Fazenda, trabaja en la recuperación de los varones adictos, sin importar la religión, edad ni el lugar de dónde provengan (de Itapúa, de diversos puntos del país, hasta de países vecinos del Mercosur).

En el lugar, hoy los internos pasan por una etapa de desintoxicación que dura 12 meses, viviendo la palabra de Dios, sin sicólogos, pero con terapeutas responsables preparados para donar su tiempo, afecto y apoyo.

El objetivo de la rehabilitación, se basa en tres pilares fundamentales: el trabajo diario, la convivencia y la espiritualidad, terapia que dura 12 meses.

Esta obra nació en Brasil hace 35 años, se trata de una asociación de fieles reconocida por la Iglesia católica. Esta institución comenzó a forjarse en 1983, por un miembro del Movimiento de los Focolares u Obra de María -movimiento eclesial dentro de la Iglesia católica, fundado por Chiara Lubich- y por un Franciscano. El trabajo de la Fazenda se da en diversos campos sociales, pero el principal es la recuperación de personas químicos-dependientes.

La Fazenda cuya labor es importantísima, necesita de la ayuda de todos para funcionar integralmente, teniendo en cuenta realiza un complejo trabajo terapéutico para recuperar y reinsertar a personas en dificultades, pero para ello, necesita que las dependencias del hogar sean remozadas y reacondicionadas.

La Institución tiene múltiples necesidades, por lo que se necesita de personas de buen corazón, padrinos, que puedan sostener el mantenimiento de la organización, por sobre todo, se necesitan donativos como ser alimentos no perecederos, elementos de limpieza, insumos varios para la panadería que cuentan en el lugar, entre otros.

En fin, se necesita de la ayuda y colaboración de las instituciones, de las personas, para que los internos sientan la calidez y comodidad de un hogar –no de lujos, pero con lo básico-. Muchos de los internos vivieron en la calle, no tuvieron la oportunidad de sentarse a una mesa a compartir con otros, que no tuvieron una cama, una toalla. Esa posibilidad de poder brindarles una sencilla comodidad desde su llegada, ya es un acto de amor concreto y la persona ya siente que llega en un lugar especial, que llega a una familia.

¿Qué es Fazenda da Esperanza?

Fazenda da Esperanza podría tener muchas explicaciones para la sociedad, pero para mí, es vida, un estilo de vida que crea amor, felicidad, que crea hombres nuevos, personas que vienen totalmente destruidas, que luego encuentran su identidad, construyen su personalidad y salen al mundo a poder conquistar su familia, su trabajo.

¿Quiénes pueden entrar y estar en Fazenda da Esperanza?

Hablando de cuestiones de terapia, en la Fazenda puede entrar cualquier persona que sienta un vacío, no sólo hablamos de drogas – químico dependientes-, estamos hablando de personas bajo presión, internet dependiente, de personas desoladas alejadas de su familia de su sociedad que necesitan contención, Fazenda tiene esa diversidad.

¿Cómo está distribuida la institución?

El complejo de la Fazenda, cuenta con tres edificios para albergar a terapeutas responsables, voluntarios, un área de panadería, y un área de residencia para las personas a recuperar con capacidad para albergar a un poco más de 40 personas. Cuenta además con sala, comedor, panadería, baño, cocina, lavadero, una sala de almacenamiento, huertas, pequeña granja, agua corriente, entre otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *